El comite de empresa del FHC, desolado

Hay días, y hasta semanas, en que no apetece leer la prensa ni escuchar la radio. Empezar una Nota de Prensa diciendo esto es, como poco, algo bastante extraño; desde luego poco práctico para el fin pretendido que es, claro, que te hagan algo de caso, y, seguramente, por eso mismo bastante estúpido. Pero la verdad ante todo, rarezas nuestras.

Haber leído que la Sra. Consejera de Salud, en su comparecencia parlamentaria de ayer, martes 30 de octubre, manifestó que los despidos en FHC (dos quedan en curso, ahora sí judicializados) no eran una cuestión política sino laboral, hacía albergar alguna esperanza de que la racionalidad pudiera imponerse en este -icebérgico por todo lo que oculta bajo la superficie, y triste por indecente- suceso.

Los problemas laborales siempre tienen soluciones laborales y en el marco procesal vigente, tan flexible, ello no es difícil habiendo voluntad. Los problemas “políticos”, tal y como tan menudo entienden la política nuestros insignes gobernantes -lucha cortoplacista de hooligans por espacios de poder- acaban por no tener nunca una solución, no ya racional sino de cualquier tipo, acrecentando daños y desgracias para la sociedad que somos todos, los paganinis de esta representación.

Si la Sra. Consejera lo hubiera dejado ahí, ubicando los despidos en el ámbito laboral, se podría opinar lo que se quisiera, pero al menos se le encontraría algún sentido a su proceder. Lamentablemente se sucumbe a una altanería condescendiente de marquesado polvoriento y el personaje acaba devorándolo todo, también la razón. Nada más español, nada más goyesco.

Desolados, leemos y escuchamos hoy cuanto se publica y emite. Dice la Sra. Consejera que le “encargó” como tarea al Sr. Pacheco Domínguez la “revisión de los procedimientos de compras de FHC”. Bueno, pues el propio Sr. Pacheco dio otra versión públicamente al llegar a FHC: él a lo que venía era a “centralizar” las compras del Servicio Riojano de Salud, como experto que había hecho lo mismo en la Comunidad de Madrid; en FHC estaba de paso, su objetivo confeso -públicamente, se insiste- era asumir todas las compras de la sanidad pública regional.

Luego se ha sabido (quienes hemos querido averiguarlo, con toda facilidad) que ni experto es, ni recordado en Madrid por hazaña “centralizadora” alguna, sino todo lo contrario. Tampoco hay que ser muy listo para darse cuenta de que no le van a dejar “centralizar” nada en la Rioja, afortunadamente, y eso los que aún tapan y justifican su vil “hazaña” en FHC.

Resulta sorprendente que la Sra. Consejera pudiera hacerle tal encargo, o cualquier otro. Más que nada porque ni conocía al Sr. Pacheco ni conocía su currículo madrileño: todo su “proceso de selección” fue una fugaz “entrevista” que le hicieron dos personas que ostentan cargos vinculados a la Consejería, por cierto sin haber sido tampoco seleccionados más que por el dedo de quien les puso ahí. Tal parece que el Sr. Pacheco, más bien, se “auto-contrató” en La Rioja aprovechando la oportunidad de tan hábiles examinadores y Consejera tan acogedora.

Comisionado o no por la Sra. Martín, lo que sí hizo el Sr. Pacheco, con fructífero empeño, fue meterse de lleno, hasta la cintura, a chapotear en las compras del nuevo juguete presupuestario que le entregaron. De revisar los procedimientos poco, porque -Sra. Consejera-, a día de hoy no ha modificado ninguno. Eso sí, de incumplirlos mucho porque -Sra. Consejera- se los saltó desde que llegó y hoy lo sigue haciendo, tanto es así, tanto revisa los procedimientos que de revisarlos los gasta y  resume de tal modo que el procedimiento acaba siendo de menos que cuartilla, como que es él el que decide a quién se compra tirando de teléfono móvil y olé.

Afortunadamente aun queda(ba)n profesionales en FHC como las despedidas, que impidieron sus tropelías, lealmente, sobre la base de su parecer técnico, justificadamente y por escrito, en defensa de los procedimientos vigentes. Que al Sr. Pacheco no le parezcan “leales” quienes no atienden órdenes verbales irregulares es opinión que retrata al Sr. Pacheco. Que la comparta nuestro Gobierno asusta.

Por todo ello, resulta estremecedor, contemplar cómo la Sra. Consejera manifiesta -acaso en un calentón, algo tan plebeyo- que los despidos lo fueron por negarse a “desistir” de un pliego de contratación (¿y si así fuera, por argumentada razón técnico-profesional, eso es causa de despido?), y esgrime un informe jurídico pergeñado ad hoc y a posteriori que permanece misteriosamente oculto. Pero es que no es cierto, Sra. Martín, lo que usted ha dicho a los medios de comunicación. Nuestras dos compañeras no fueron despedidas por eso. El Sr. Pacheco, con el apoyo de Ud., las despidió por otros motivos.

Comprendemos que quienes nunca han trabajado desconozcan absolutamente el mundo de las relaciones laborales. Pero esto muy simple: no se despide a esas personas por eso, esos motivos no están en sus cartas de despido. Usted miente. Ud. autorizó entonces, o cubre ahora, el asesinato laboral de dos profesionales intachables.

Tales falacias tendrán consecuencias, para empezar procesales en la causa judicial laboral. Y también con posterioridad a dicho proceso.

Acabamos esta Nota planteando cuatro ejemplos, actuales de la situación en FHC. A ver si la Sra. Consejera de Salud, tan locuaz, nos lo explica a nosotros y a todos los ciudadanos de La Rioja. Sólo son eso, ejemplos. Sólo algunos porque hay muchos más. Y recientes, porque en el pasado hay otros y en el futuro habrá más si no se ataja esta lamentable situación.

 

EJEMPLO 1.- 

Se ha celebrado la semana pasada, en Las Palmas de Gran Canaria, el 35º Congreso de Ingeniería Hospitalaria (días 25, 26 y 27) al cual había sido invitada -por la organización-  la ahora despedida, IMM. Es obvio que ello es reflejo del prestigio ganado en el ámbito nacional por FHC en ese campo. Ésta había declinado la invitación por considerar que sería más apropiada la presencia de la otra despedida, VJL, por su ámbito competencial en FHC, la cual realizaría una ponencia en una de las mesas del simposio. Insistimos: invitación cursada por la organización. Coste cero para FHC.

VJL, ya entonces acosada por el Gerente de FHC (consta documentalmente, aun no públicamente) declinó esa invitación. Finalmente ha acudido el propio Gerente. Pero no como ponente -nadie le conoce publicaciones ni otros esfuerzos similares-, e ingeniero no es, tampoco invitado por la organización (se ve que no les consta que a este señor le adornen méritos que lo pudieran justificar), sino costeando FHC y el erario público todos esos gastos: los 500 euros y algo de la inscripción, el desplazamiento en avión, su alojamiento y es de suponer que sus dietas y manutención.

Es la primera vez en la historia que un Director-Gerente de FHC acude a ese evento por ser precisamente esa competencia una muy específica y alejada de las gerenciales, pero se ve que al actual Gerente lo que le preocupa verdaderamente no es la gerencia hospitalaria ni las relaciones laborales -su ignorancia en ambos planos ha sido ampliamente demostrada ya- sino única y exclusivamente las relaciones comerciales, los contratos, el dinero, en particular si ello está vinculado al mundo de la ingeniera hospitalaria (casualmente el campo del Grupo GEE, con el cual tan estrechos vínculos estableció en Madrid y ha mantenido -nos consta- en La Rioja, como el mantenimiento de los equipos de electromedicina, por ejemplo).

 

EJEMPLO 2.-

Por hallarse de baja médica una trabajadora que realizaba la codificación de procesos asistenciales (competencia de la Unidad de Admisión y Documentación Clínica) están sin codificar las altas de Cirugía Mayor Ambulatoria (CMA), entre 700 y 800 trimestrales. Se planteó por el responsable del servicio que tal función la asumiesen otras personas que podían hacerlo por tener los conocimientos necesarios y no una carga de trabajo que lo impidiera o, alternativamente, si se deseaba, ampliar temporalmente el servicio de codificación que ya realiza desde hace años la empresa IASIST.

Lo que ha hecho el Sr. Gerente actual de FHC es rechazar ambas opciones y ordenar que se contraten directamente con la empresa madrileña Navalón Health Consulting, SL, esas 700 codificaciones trimestrales de Cirugía Mayor Ambulatoria (CMA), lo cual, a un euro y pico, serán mil y pico eurillos trimestrales, que no es mucho, pero, como el contrato actual de IASIST vence en enero de 2018 (unos 15.000 euros anuales), quizás podremos hacer de pitonisos y augurar que esta nueva empresa va a tener más protagonismo en el futuro de FHC.

Esa empresa madrileña ya le es familiar a JMP:

http://www.madrid.org/contratos-publicos/1354660275827/1209029493069/1354674500262.pdf

http://www.madrid.org/contratos-publicos/1354375638816/1209029493069/1354395979073.pdf

Lo más destacable, y grave, es que el propio Director-Gerente ignore los procedimientos en vigor de compras (se ve que el Sr. Pacheco no le ha hecho caso ni puñetero caso, Sra. Consejera, no es que los revise es que ni los conoce), que incumpla las normas internas vigentes sin ni siquiera cambiarlas, optando por la vía de hecho al ordenar directamente que  la realización de determinados pedidos para evitar los controles internos y su trazabilidad.

 

EJEMPLO 3.-

FHC debe comprar un ecógrafo.

Por encima de 18.000 euros, debe realizarse una Solicitud Pública de Ofertas.

El Sr. Pacheco ha ordenado verbalmente que se haga el plan Renove: se llevan el viejo y te ponen uno nuevo por… 17.990 euros más IVA (el impuesto no se tiene en cuenta a esos efectos). Ya no hay convocatoria pública. ¡Figura!.

Y, bien mandados y “leales” los quiere el Sr. Gerente, se ha hecho el pedido sin anexar al expediente de compra, ni más presupuestos, ni justificación de por qué no hay más presupuestos, pese a que el procedimiento de compras en vigor así lo ordena aún hoy en día (solicitud formal por parte del peticionario-aprobación por parte de la dirección-3 presupuestos-valoración técnica de los presupuestos).

 

EJEMPLO 4.-

Esto tiene miga, está colgado ahora mismo en la web de FHC, como es legalmente obligado:

http://www.fhcalahorra.com/perfil-del-contratante/consulta-de-expedientes

Traducido: la Comisión de Contratación de FHC (ahora presidida por el nuevo Director Médico, sazón recién elegido Presidente de la Junta local del PP de Lardero, sin conocimiento alguno previo en materia de contratación) ha decidido excluir del concurso de oxigenoterapia a todos los licitadores. Ergo, habrá que empezar de nuevo, claro (¡cómo le gusta eso de desistir y empezar de nuevo al Sr. Pacheco!)

El caso es que:

1- El Hospital San Pedro (SERIS) publicó antes un pliego de oxigenoterapia, este mismo servicio.

2- Se adjudica allí a Carburos, empresa puntera y de prestigio, habitual en estos concursos, etc. (o entidad de su grupo empresarial porque ahora están todos en un proceso de fusión).

3- FHC copia los pliegos, tal cuaI, del Hospital San Pedro (correcto), quitando las técnicas que no se hacen en FHC (correcto), con el OK del Sr. Vallejo.

4- FHC los publica.

5- Los licitadores se vuelven todos gilipollas de repente y, todos, empiezan a meter la información en el sobre que no es.

6- FHC lo declara desierto alegando que todos los licitadores han metido en el Sobre B (económico + criterios objetivos) la información propia del Sobre C (criterios subjetivos).

Seguro que la actual Mesa de Contratación de FHC ha actuado de buena fe. Quizás también correctamente, siguiendo su propio criterio y no por indicación, sugerencia o presión de nadie, pero es muy extraño un “error” como el producido, que haberlos haylos, quizás.

7- ¿Ahora lo volverán a publicar el pliego como en el H. San Pedro o se hará “a lo Sr. Pacheco” con los cambios que le parezcan a él?. Sepan que cuando llegó a FHC lo primero por lo que se interesó fue la electromedicina (he ahí el tomate” que acaba con dos despidos cobardes) y la oxigenoterapia (alegría de la huerta). 

8-Por favor, socorro: casi mejor que el nuevo pliego lo publique el H. San Pedro para FHC: en Logroño cuando sus licitadores les ofertan no se lían tanto con los sobres.

Y, ahora, díganos, Sra. Consejera, ¿qué tal lleva el Sr. Pacheco eso de revisar los procedimientos de compras?. ¿Le informa a ud. puntualmente?. ¿Sigue ud. satisfecha con su desempeño?. ¿Le respalda y apoya lo que él hace?.

Porque ya puestos, siendo tal su valía, tan puro su esplendor inmaculado, quizás no debería sacrificar su valía en este humilde hospital comarcal dejado de la mano de Dios. ¿Qué tal si se queda ud. al Sr. Pacheco para que , es un decir, le lleve a ud. sus propios asuntos personales y familiares?, o ¿por qué no le nombra tesorero de su partido, que muestra dotes?.

Y si algo de lo que decimos no es verdad, demándenos, que también puede.

Ya vale, hombre, ya vale. Asco dan. Siempre pagándolo los mismos, joder.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s