Llega la primera ola de calor del verano

Salud advierte de la importancia de protegerse del sol e hidratarse ante las altas temperaturas previstas esta semana

Activada la alerta amarilla por altas temperaturas para este jueves en la Ribera del Ebro, donde, según las previsiones meteorológicas, se esperan máximas de 41ºC y mínimas por encima de los 21.

Prevención en las horas de más calor y en el trabajo

Por ello, se recuerda la importancia de protegerse del sol, hidratarse incluso sin tener sed y evitar hacer esfuerzos físicos de forma excesiva durante las horas de más calor (entre las 12:00 y las 17:00 horas), y la conveniencia de salir a la calle solo cuando sea necesario. Estas recomendaciones se dirigen especialmente a personas mayores de 65 años, menores de 4 años, mujeres embarazadas o en situación de lactancia natural, población trabajadora y personas con enfermedades crónicas.

Se aconseja, asimismo, evitar el consumo de bebidas con alcohol, cafeína o azucaradas. También recomienda estar en espacios frescos o ducharse con agua templada o fría; emplear visera y ropa holgada que cubra la mayor parte del cuerpo, de tejidos ligeros y traspirables como algodón o lino; y prestar atención al tiempo que se pasa en el interior de vehículos estacionados, aunque estén con las ventanillas abiertas, sobre todo cuando se trata de menores, personas mayores o animales.

En los lugares de trabajo, es clave extremar las medidas preventivas para reducir el riesgo de estrés térmico por calor. La posibilidad de sufrir síncopes, edemas, calambres o agotamiento por calor y/o un golpe de calor es mayor con condiciones de temperatura y humedad relativa elevadas, cuando se trata de puestos que exigen un esfuerzo físico mayor o bien el empleo de ropa y equipos que impiden disipar el calor.

Una recomendación básica es adaptar los horarios a las condiciones climatológicas; tratar de reducir los tiempos de exposición, ya que se puede agravar el nivel de riesgo; organizar las tareas para realizar las de mayor carga física en las horas más frescas; alternar tareas pesadas con tareas ligeras; permitir al trabajador o trabajadora adaptar el ritmo de trabajo en función de su tolerancia al calor; y aumentar los periodos de descanso especialmente en número. En estos casos, es preferible realizar descansos cortos y frecuentes que un descanso largo.

También se aconseja consultar a los servicios sanitarios en el caso de que aparezca fiebre alta, se sufra una alteración de la consciencia, mareo o un cambio en el comportamiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s