Los casos de COVID-19 en Navarra se sitúan por debajo del umbral epidémico

No obstante, Salud insta a la ciudadanía a mantener las medidas preventivas ya que el virus continúa circulando y no se descartan nuevas olas de menor impacto en otoño e invierno

La semana pasada se confirmaron en Navarra 214 casos de COVID-19 (32 por 100.000 habitantes, a día de hoy ha bajado a 29), lo que supone un descenso del 44% respecto a la semana anterior por el doble efecto combinado de las medidas de prevención y protección individual y colectiva, por un lado, y, especialmente por el avance de la vacunación ya que, a día de hoy, el 87,6% de la población mayor de 12 años tiene la pauta completa de vacunación (509.514 personas).

Con estos datos, tal y como se refleja en el último Informe Epidemiológico del Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra, esta semana desciende la incidencia de infecciones por debajo del “umbral epidémico”, tras 14 meses de actividad epidémica continuada. No obstante, la tasa semanal de nuevos casos confirmados (32 por 100.000 habitantes) y un sistema de circulación con patrón local, de intensidad y gravedad bajas, y tendencia descendente “no significa que el COVID-19 vaya a dejar de circular definitivamente, sino que probablemente se incorporará a la lista de infecciones que circulan de forma endémica o en epidemias estacionales”, ha explicado Marian Nuin, directora gerente del Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra.

Navarra ya está por debajo del umbral epidémico según el INSPL

En el último Informe Epidemiológico se afirma que desciende la incidencia de infecciones por debajo del umbral epidémico, tras 14 meses de actividad epidémica ininterrumpida. “A diferencia del primer periodo epidémico del COVID-19 (marzo-abril de 2020), en el que se consiguió la remisión mediante medidas muy estrictas, cuyo efecto se perdió al recuperar la actividad cotidiana, la finalización de este segundo periodo epidémico se ha conseguido gracias a la vacunación de la población, cuyo efecto es duradero, y al agotamiento de la capacidad de difusión de las sucesivas variantes en nuestro medio”, se señala.

Salvo que aparezcan “nuevos factores inesperados”, según se deduce del Informe, la situación respecto al futuro control de la pandemia desde un punto de visto epidemiológico es “esperanzadora”, aunque esto no significa que el COVID-19 vaya a dejar circular definitivamente, “sino que probablemente se incorporará a la lista de infecciones que circulan de forma endémica o en epidemias estacionales”.

No es descartable, según recoge el Informe, que el COVID-19 pueda ocasionar ondas en otoño o invierno, “pero probablemente tendrán un impacto en la salud progresivamente menor gracias a la alta cobertura vacunal y a la aplicación de otras medidas preventivas por la población”.

Este factor de la inmunización ha sido esencial ya que “las personas adultas que no se han vacunado tienen un riesgo más de 10 veces mayor de presentar formas graves de la enfermedad si llegan a infectarse, y conforme pase el tiempo y las medidas preventivas se relajen, podrían adquirir la infección ante cualquier descuido”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s