Navarra readapta la aplicación del protocolo de detección a la nueva situación epidemiológica 

El Departamento de Salud, ante la nueva situación epidemiológica de elevada incidencia y creciente presión sanitaria ha decidido readaptar  la aplicación del protocolo de rastreo y test volcando el sistema de detección y vigilancia hacia los casos de COVID-19 con síntomas y en personas y espacios, como el sociosanitario, más vulnerables.

Esta adaptación de la aplicación del protocolo a la especial coyuntura actual ya está en vigor.

Medidas diferenciadas según estado vacunal

La principal novedad a efectos prácticos de este replanteamiento del rastreo y testeo radica en que, además de esa priorización selectiva, las pruebas diagnósticas se centrarán de modo sistemático en los casos sospechosos de COVID-19 con cuadros clínicos, es decir, con síntomas (fiebre de más de 38 grados durante más de tres días o intermitente, dificultad para respirar y tos repentina), mientras que  no se realizarán de forma generalizada o proactiva pruebas  de infección activa a los contactos estrechos asintomáticos (leves o sin afección visible), a los que sí se recomendarán medidas de prevención en diferente grado, en concreto:

–    Vacunados: Recibirán la indicación de disminuir su interrelación habitual, llevar mascarilla y evitar contactos con vulnerables entre otras; 

–    No vacunados: Cuarentena estricta de 10 días. 

–    Comunes a ambos: Deberán estar siempre atentos a la posible aparición y evolución de síntomas de cara a contactar con el sistema sanitario, que se centrará en la atención y seguimiento de los casos sintomáticos y personas con mayor riesgo o vulnerabilidad desde un punto de vista clínico. 

–    El ámbito sanitario y sociosanitario (profesionales, pacientes y personas internas en residencias y otros centros de discapacidad, etc.) también tendrán un tratamiento prioritario con su propio protocolo específico tal y como sucede actualmente.

Cambios en la comunicación con los positivos, no en su atención sanitaria

Con el nuevo protocolo, un caso será considerado como “positivo” cuando así lo determine una prueba diagnóstica (PCR o antígeno) realizado en el sistema sanitario o mediante un autotest de venta en farmacias. En este último caso, este resultado deberá ser puesto en conocimiento del sistema a través de las propias farmacias o  por el paciente, enviando el resultado con sus datos a la cuenta de correo: antigenosfarmacia@navarra.es 

Hecho esto, el paciente recibirá desde el Servicio Navarro de Salud-Osasunbidea dos SMS, el primer mensaje tendrá la “confirmación diagnóstica” y pautas de actuación e información, así como un teléfono de contacto. Lo más importante es que proceda a su aislamiento en su domicilio de 10 días siempre atento a la evolución de sus síntomas en caso de que aparezcan. El segundo SMS será para que lo reenvíe a sus contactos estrechos y contendrá unas pautas de comportamiento para ellos. 

Este mismo modo de información se utilizará para dirigirse a todas las personas que hayan sido positivas en los últimos días y no hayan podido ser contactadas telefónicamente.

A partir de ahí el paciente positivo seguirá su propio proceso en contacto con su centro de salud que le tramitará la baja laboral, si la demanda. El centro de salud realizará un seguimiento telefónico de su situación (como mínimo esa llamada inicial), seguimiento que en caso de que experimente un agravamiento se transformará en una mayor intensidad, en una atención presencial o, incluso, una derivación al sistema hospitalario, si fuera el caso.  

Si la infección no desarrolla síntomas o estos son leves, a los 10 días del resultado positivo (y siempre no antes de 3 días de haber dejado de tener fiebre u otros cuadros) terminará esta situación y podrá reincorporarse a la vida social y laboral sin necesidad de una PCR de salida.

Modificaciones más amplias en gestión de contactos estrechos y pruebas

La otra línea de intervención tradicional tiene que ver con los “contactos estrechos”. La consideración de “contacto estrecho” sigue siendo la actual ya conocida, pero se modifica su tratamiento. 
Para agilizar y anticipar en la práctica la interrupción de la cadena de transmisión sin estar condicionada por el resultado de una prueba, los contactos estrechos deberán tomar las medidas de prevención y protección ya conocidas (realizar únicamente actividades esenciales y reducir todo lo posible sus interacciones sociales utilizando de forma constante la mascarilla y no coincidir con personas vulnerables) desde el mismo momento en el que el caso positivo que desencadena esta línea reciba la confirmación diagnóstica de que es positivo y lo comunique a su entorno familiar, social o laboral. 

Por tanto, no hay esperar ser contactado desde el dispositivo de rastreo ya que, con este nuevo protocolo, no se realizarán de forma general y sistemática llamadas proactivas a contactos estrechos.

Las medidas de prevención aplicables a los “contactos estrechos” y el procedimiento de relación con el sistema sanitario, no obstante, son diferentes según su estado vacunal. 

–    En caso de “no estar vacunado”, sí que deberá iniciar una cuarentena de 10 días con una vigilancia activa de su estado de salud. Y, bien para gestionar una baja o ante cualquier síntoma compatible con COVID-19, deberá contactar con el sistema sanitario. En estas personas (“contactos estrechos no vacunados”) el procedimiento será similar al de un “caso positivo” ya que al término de los 10 días no precisará de una PCR de salida para lograr el alta y recuperar la vida normal. 

–    En el caso de “contacto estrecho vacunado” (salvo en inmunodeprimidos), como hasta ahora, no precisará de una cuarentena, pero sí mantener las citadas medidas preventivas reforzadas durante esos días además de vigilar su estado de salud. De nuevo a aquí, ante la aparición de cualquier síntoma compatible se pondrá en contacto con el sistema sanitario que le realizará una prueba. Si es negativa, continuará en la situación descrita de prevención activa; y, si es positiva, entraría en la dinámica de “caso positivo” ya explicada. A diferencia de lo que sucedía hasta ahora (se hacía una prueba en torno al séptimo día), en un contexto de transmisión comunitaria no se realizarán pruebas de diagnósticas de infección activa de forma sistemática/proactiva a contactos estrechos asintomáticos. 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s